Wabi Sabi: una filosofía que te podría servir en tu día a día

  • ¿Te fijas siempre en las simetrías? ¿Si algo no está perfecto para ti no lo compartes? Entonces hoy te quiero hablar del Wabi Sabi.


  • Al sumar el Wabi-Sabi, podemos comenzar a acercarnos a nuestras imperfecciones desde un punto de vista más amable con nosotros mismos.


¿Lo habías escuchado? Es un concepto que se originó en el taoísmo y luego se transmitió al budismo zen. Tanehisa Otabe, profesor del Instituto de Estética de la Universidad de Tokio, recomienda que el antiguo arte de wabi-cha, un estilo de ceremonia del té establecido por los maestros del té Murata Juko y Sen no Rikyu de finales del siglo XV, es una buena introducción al wabi-sabi.


Al elegir la cerámica japonesa común, en vez de los famosos (y técnicamente perfectos) ejemplares importados de China, estos hombres desafiaron las reglas. Sin colores brillantes ni diseños ornamentales en los que basarse para seguir los cánones de belleza, a los invitados se les alentaba a estudiar los colores y texturas sutiles que antes habían pasado desapercibidas. Celebrando los estragos del tiempo.


Un concepto -que si bien lo había escuchado el otro día- me hizo mucho sentido en un taller de plantas. En donde había que realizar una circunferencia con tierra y estaba difícil que quedará 100% redondo. Ahí fue cuando entendimos que probablemente no nos quedaría a la perfección, y estaba bien igual.


¿Cuál es el aprendizaje? Mientras más nos esforzamos por crear cosas perfectas y luego luchamos por preservarlas, negamos su propósito y nos perdemos de la alegría que viene con el cambio y el crecimiento.


¿Te hace sentido?